Informate con link dia

Los cambios le devolvieron a Estudiantes un punto que ya estaba perdido

El Pincha empató 2 a 2 ante Rosario Central, con un gol agónico. Ricardo Zielinski movió el banco para despertar a un equipo que no reaccionaba. Si bien no lo logró totalmente, en el minuto 52 del segundo tiempo un centro de Zapiola terminó en gol de Ayoví.

Los cambios le devolvieron a Estudiantes un punto que ya estaba perdido

En la previa tal vez ni un solo hincha de Estudiantes hubiese firmado empatar como local contra Rosario Central, que llegaba a La Plata de capa caída y con un técnico cuestionado. Esos mismos hinchas, anoche, se fueron con una cuota de alivio luego de la agónica igualdad 2-2, gracias al tanto del ecuatoriano Jaime Ayoví, en el sexto minuto de descuento.

El empate, si bien fue un pequeño premio para los hinchas, que ayer retornaron a la cancha, no deja de tener un sabor amargo. Si bien alcanzó a Lanús en la tercera posición y quedó a cuatro puntos del puntero River, dejó la sensación de alejarlo - momentáneamente- de la lucha por el título. Al menos hasta esta tarde y el lunes.

En líneas generales la igualdad estuvo bien, porque el Pincha fue superior en el primer tiempo, cuando generó no menos de seis situaciones de gol, pero en el complemento se desdibujó, cometió errores defensivos muy groseros y sólo por la impericia de su rival no quedó todavía más abajo en la desventaja.

En el primer tiempo Estudiantes fue intenso y superior s su rival. Si bien se lo vio mejor en los primeros minutos, salvo algunos pasajes tuvo más la pelota y fue más agresivo. Por eso no hubiese sido justo que se retirara en desventaja.

A los 4 minutos nomás, tras un tiro de esquina desde la izquierda. Rogel tuvo el gol pero un Garay despejó en la línea, para salvar a su equipo y, principalmente, al arquero que había salido muy mal.

Siguió mejor el Pincha, con una rápida recuperación en el medio, porque Sánchez Miño se paró como interno junto a Fernando Zuqui y el juvenil Bautista Kociubinski. Con la pelota siempre buscó quebrar a la defensa por las bandas. Y lo hizo varias veces, con una rotación constante y que descolocó al Canalla.

Pellegrini desde afuera, Manuel Castro por la derecha tres veces y Gustavo Del Prete también por la derecha sacaron número para el gol, pero Infantino, tras una serie de errores de la defensa que no pudo despejar la pelota (y una infracción a Sánchez Miño que ignoró el árbitro) metió la cola para el sorpresivo 1-0.

Entonces cuando el nerviosismo se instalaba en el estadio y los hinchas empujaban para que el equipo no se vaya al descanso en desventaja llegó el merecido empate. Lo hizo Castro, el goleador del equipo, tras ganar la posición con el cuerpo y, con un gran gesto técnico, marcó de taco.

El equipo de Ricardo Zielinski no pudo hacer diferencia cuando fue superior a su rival, menos iba a poder serlo cuando empezó a mostrar desacoples, tras el ingreso de Leandro Díaz por Nicolás Pasquini que originó una serie de cambios en el equipo.

Luego de primeros cinco minutos en los cuales el equipo mantuvo la intensidad del primer tiempo llegó su peor versión: perdió todo manejo de pelota y mantuvo los mismos errores defensivos por la banda izquierda, donde Sánchez Miño no pudo nunca hacer pie y desde allí se generó una grieta que el equipo pagó muy caro.

Alan Marinelli y Marco Ruben entendieron que por allí estaba el negocio y Rosario Central, que colectivamente no había mostrado nada bueno, empezó a lastimar y avisar. Lo curioso es que ni el técnico y tampoco los jugadores se dieron por enterados. Hasta que a los 22 minutos, con una sorpresiva superioridad numérica dentro del área, el mismo Gino Infantino que había marcado el primer gol hizo el segundo, que dejó en silencio a los hinchas y muy confudidos a los jugadores, que no tuvieron reacción para revertir, otra vez, la historia. En la foto el que pierde la marca es Leo Godoy, pero ninguno de los dos centrales estuvo atento para seguir el recorrido de la pelota.

Entonces el DT movió el banco. Adentro Franco Zapiola y Jaime Ayoví. El pibe de Magdalena intentó ser sorpresa por la izquierda y el ecuatoriano ganar adentro del área y sumarse a los volantes para llegar con juego asociado. Pero ninguno de los dos fue la solución buscada, más allá de que el juvenil lo intentase con mayor confianza y voluntad.

No pudo Estudiantes generar una sola situación de gol tras quedar 1-2. Ni una más allá de un cabezazo débil de Manu Castro y un remate cruzado de Godoy. Es más, quedó partido en el medio y Marco Ruben estuvo a nada de aumentar la ventaja.

Pero lo que erró Central se lo llevó el Pincha. En el sexto minuto de descuento (sí, porque el árbitro primero adicionó 5 y luego uno más por la exagerada demora de la visita) llegó el gol de Ayoví (innecesario gesto a los hinchas que habían reprobado su mal partido), tras centro de Zapiola.

Entonces sí, los que habían ingresado para devolver la ropa la encontraron. Empató Estudiantes, tal vez no sea el mejor resultado ni lo que fueron a buscar hinchas y jugadores. Pero fue una caricia, un premio, algo para el equipo que con virtudes y algunos defectos sigue siendo protagonista del torneo, que ya pasó la mitad de su desarrollo y lo sigue teniendo ahí arriba. Puede ser que no le alcance para llevarse le premio principal pero, seguramente, algún souvenir tendrá a fin de año. Anoche, lo que es seguro, salvó la ropa.

 

Nota publicada originalmente en: https://www.eldia.com/nota/2021-10-9-2-18-24-los-cambios-le-devolvieron-un-punto-que-ya-estaba-perdido-deportes

 

 

 

 

Debe iniciar sesión para continuar

Blog Pincha
Toda la actualidad de Estudiantes de La Plata, por Fernando Serrano.

Blog Tripero
La actualidad de Gimnasia y Esgrima La Plata, por Facundo Aché.

La Escudería