Informate con link dia

Gimnasia logró una igualdad valiosa para comenzar su reconstrucción

El equipo de Néstor Gorosito empató sin goles en el Bosque ante un durìsimo Vélez y consiguió algo de tranquilidad después de un debut para olvidar del técnico en Mendoza, ante Godoy cruz. El partido se jugó en el marco de la undécima fecha de la Liga Profesional.

Gimnasia hizo su negocio ante Vélez con el único propósito de curar un poco la herida que le había dejado Godoy Cruz en su excursión por Mendoza. Volvió al Bosque golpeado y sin confianza y el entrenador Néstor Gorosito se propuso la idea de aguantar a un temerario rival y ver qué pasaba. Por momentos corrió detrás de la pelota y por momentos pudo amenazar al adversario. Recuperó firmeza en el fondo y mejoró un poco en la circulación de pelota. Fue 0 a 0 en 60 y 118 para empezar a reconstruirse sumando.

El Lobo saltó al campo con un 4-4-2 clásico, con un doble cinco integrado por Harrinson Mancilla y Brahian Alemán y a sus costados se pararon Johan Carbonero por izquierda y Eric Ramírez por derecha. Los puntas fueron Luis Rodríguez y Nicolás Contín. Y sufrió mucho en la primera media hora de juego.

En el inicio le faltó lo que podía suponerse en la previa: dientes para morder en el mediocampo. La asociación Cáseres, Orellano, Almada y Mancuello, con la participación necesaria de Lucas Janson, hizo correr demasiado a Gimnasia y doblegó a los volantes albiazules. Vélez movió la pelota a su gusto y con su dinámica, intensidad y buen trato de pelota generó al menos tres chances de gol en las que tuvo que aparecer Rodrigo Rey. El arquero se impuso primero ante una buena acción individual de Almada, quien cambió el ritmo, encaró por el callejón central y sacó un fuerte disparo que el golero sacó al córner. En ese tiro de esquina de Los Santos cabeceó limpio y el balón se fue cerca del poste izquierdo; y más tarde Janson probó desde afuera pero nuevamente se impuso Rey.

Quedó a las claras en ese lapso del encuentro, que el colombiano Mancilla no encontraba rueda de auxilio en Brahian Alemán y que los mediocampistas externos no son tales. Tanto Ramírez como Carbonero no sienten la marca y tal como sucedía en el ciclo de la dupla, hacer toda la banda no les sienta bien. Cuando el equipo lograba la proeza de recuperar el balón, la redonda duraba poco y nada en los pies propios. Un deja vu de lo sucedido en Mendoza.

Pero aguantó Gimnasia el toqueteo rival y la rebeldía pudo verse después de los 30 minutos. El equipo encontró algo de aplomo y pudo cortar algunos circuitos del conjunto de Liniers, aprovechando el desequilibrio individual de Carbonero, que pesa en los últimos metros sin obligaciones de marca, y con dos pelotas detenidas en las que pudo haber lastimado. En ambas estuvo Leo Morales en el medio, primero con un disparo a quemarropas que le sacó Hoyos y después con un cabezazo que se fue por arriba tras un tiro libre de un intermitente Luis Rodríguez.

Más tarde, el mencionado Carbonero propuso el mano a mano dentro del área y sacó un zurdazo que también devolvió el arquero velezano. Tras “el” momento del Lobo en el partido quedaría tiempo para la última jugada del primer acto en la que Mancuello no pudo definir ante Rey.

Pasaron los 15 minutos de descanso y los mismos once albiazules volvieron al campo. Pero más adelantados y más agresivos en la marca. Morales y Guiffrey acompañaron con firmeza desde el fondo, Alemán recuperó más que Mancilla y además sumó conducción, y a partir de allí el equipo pudo comenzar a construir algo. Se arrimó un poco más contra el arco adversario y nuevamente estuvo cerca mediante dos balones detenidos que podrían haber herido a la visita. Morales, que siguió estando en todas, no llegó a cabecear por poco dentro del área chica y Contín metió un frentazo desviado después de un tiro libre de Alemán desde la izquierda.

A los 30 el Fortín le dio un sacudón y le recordó al Lobo que podía ser peligroso distraerse, cuando Cáseres remató desde afuera e hizo revolcar a Rey, quien salvó al equipo con una buena reacción. Ante el nuevo crecimiento del rival, Gorosito movió el banco y le dio cancha a Sebastián Cocimano y Franco Torres para renovar el aire en ofensiva. Y más tarde, Insaurralde y Cecchini se metieron para reforzar el círculo central. En el medio, Thiago Almada estrelló un tiro libre en el travesaño y el Lobo respiró hondo.

En el final, el visitante terminó siendo el dueño de la pelota pero no pudo lastimar a un Lobo que recuperó algo de paz y confianza.

 

Nota publicada originalmente en: https://www.eldia.com/nota/2021-9-14-2-38-51-una-igualdad-valiosa-para-comenzar-su-reconstruccion-deportes

 

Multimedia

Debe iniciar sesión para continuar

Blog Pincha
Toda la actualidad de Estudiantes de La Plata, por Fernando Serrano.

Blog Tripero
La actualidad de Gimnasia y Esgrima La Plata, por Facundo Aché.

La Escudería